17.5.18

X Vuelta a la Jarosa 12.05.18

Ya he corrido aquí varias veces y siempre me ha gustado esta carrera. Además siempre me encuentro a los amigos de Boadilla. El año pasado entrenaba por aquí, pero en septiembre me mudé a Majadahonda y no había vuelto.
El recorrido es el mismo de todos los años, algo menos de 10 km que se resumen en subir y bajar. La bajada este año estaba plana, pues han pasado las máquinas rellenando de tierra y aplanando la pista. Ya no tiene la gracia de antaño aunque se vuela bajando.
Salí demasiado rápido junto a Pasitos, así que antes del primer km estaba ya fundido y eso que todavía era llano. Nada más empezar la subida me sentí fatal, los brazos me dolían y tuve que hacer varios tramos andando. Poquito a poco fui subiendo a ritmo lento hasta coronar.
Por suerte en la bajada me encontré mucho mejor. Fui imponiendo mi larga zancada y aguanté muy bien hasta el final recuperando posiciones.
Quedé 2º en mi categoría de vejestorios. El año pasado gané, pero esta vez vino mi amiguete Troncha, que está en forma, y me dio un buen repaso. Felicidades, colega.


Ruta del cobre MTB 06.05.18

Tras bastantes años compitiendo en carreras a pie, me decidí a debutar con la bici. Tenía curiosidad. Y el debut ha sido cerca de casa, en las cuestas que enlazan Villanueva del Pardillo y la ribera del río Guadarrama con las alturas de Colmenarejo. Un recorrido no muy técnico que me permitía probarme un poco en esta especialidad de media montaña. 53 km con 1.000m D+.


¿Y qué tal fue la experiencia? Digamos que interesante.
Las subidas no eran muy largas pero sí exigentes. Se me dieron bien, pues eran momentos en los que adelantaba posiciones.
Las bajadas algo técnicas bastante peor. Bajo frenando mucho y la gente me adelanta a toda velocidad.
Por lo demás, casi 3 horas pedaleando a buen ritmo y disfrutando casi siempre. Acabé bastante cansado, pero tampoco me exprimí demasiado siendo novato.
Ya veremos si repito en otra ocasión.












2.5.18

Fi de culs a Mallolca (Pascual Alapont, 2006)


Viatge a Palma, mitjan vesprada. Començament traumàtic: ens hem deixat Mariona al port de Dénia. Des de la coberta tothom la saludava, fins i tot una parella de jubilats holandesos li ha tirat confetis, mentre ella corria per l’andana i feia saltironets la mar de graciosos; sembla que la seua intenció era arribar al vaixell d’un bot, però ni un cangur hauria traspassat el centenar de metres que ens separaven ja del moll. Sergi, tot rient, li ha suggerit que es tirara a l’aigua, que ja miraríem d’empomar-la, i Carme, una de les mestres que ens acompanya, coneguda també amb el malnom de Sintagma Nominal, li ha pegat una bescollada. L’altre mestre, Antoni Sandemetrio, de matemàtiques, àlies Digueu-me Toni, Xicots, Sóc Un Dels Vostres, se n’ha anat a parlar amb el capità; volia que el vaixell fera mitja volta i que tornara a per la nostra companya, però l’han fet fora del pont de mala manera. Helena, llavors, ha tingut una crisi nerviosa, i se n’ha anat amb Tere i amb Lola Pernil de Jabugo cap a l’interior del vaixell.
–Quines ganes de fer el numeret que té –ha dit Clàudia, i després, amb un somriure irònic i un gest dels dits com si cridara gallines, ens ha etzibat a la tropa:– vinga, que perdeu el cul. Què feu que no aneu darrere d’elles, mascles en zel? I torqueu-vos la bava, ninots!

30.4.18

XIV. Aloñako Igoera 22.05.18


Al fin vine a correr con Swede tras dos años de intentos, estaba seguro que le gustaría mi carrera favorita. En realidad hemos venido gracias a él. Cuando tocaba inscribirse, allá por el mes de enero, apenas conseguía trotar 10 km seguidos esporádicamente. Mi actividad principal eran las sesiones de spinning. Pero el ánimo y entusiasmo con que emprende mi colega todo lo que hace me ayudaron muchísimo a la hora de perseverar en los modestos entrenamientos.
No he corrido por el monte en todo este tiempo, pero al menos (también con la excusa del medio maratón de Valencia) sí he conseguido asegurar cierto aguante aeróbico. Volver a los montes de Aloña era una ilusión al tiempo que una incógnita, estaba por ver cómo responderían mis maltrechas piernas.


Y aquí estábamos la soleada mañana del 22 de abril, otra vez en linea de salida. Gran ambiente en la plaza, prólogo de la enorme cantidad de animadores que tuvimos a lo largo de casi toda la carrera en un espléndido día primaveral que invitaba a asaltar nuestro precioso monte.
La noche anterior la habíamos apurado con Jaio, nuestra bacante, primero dando una vuelta por Arantzazu y luego degustando una espléndida lubina con espárragos y txakoli. Un privilegio tener una amiga como ella. Hasta se lanzó al monte a ver la carrera en vez de permanecer en los brazos de Morfeo.


La gran sorpresa de este año ha sido (pese a lo que pueda indicar la foto -qué gordito me veo, ja ja-) la ausencia casi total de barro. La semana soleada ha penetrado incluso hasta lo más recóndito del bosque. Salí muy suave, en la parte de atrás del pelotón. Aunque tranquilo, subiendo hacia Urtiagain remontaba posiciones, pues es un tramo en el que todavía no tengo que subir andando.
Lo de andar empieza nada más pasar el avituallamiento, cuando nos vamos directamente a buscar la falda de monte que subirá hacia el alto de Belar. Pongo un tran tran llevadero y disfruto como nunca de las espléndidas vistas del valle. En cielo abierto el sudor se me enfría con el poco viento y me coloco el cortavientos.


Y así es como tras un buen rato consigo llegar a la cruz en pequeño grupo. Mucha animación y a reponer fuerzas en el refugio antes de emprender la zona más delicada para mi, los tres picos de la cresta con sus piedras afiladas. Llevo guantes de bici para apoyarme en la roca. Este año no resbala y llevo mejores zapatillas. Las bajadas técnicas voy muy lento, la rodilla izquierda no me sostiene bien ni la doblo mucho. Pero en muchos momentos también es una gozada ir haciendo el cabra entre piedras y hierba. Un paraje singular que llega a impresionar si pasas por aquí en solitario cualquier otro día.
Al final se baja hasta el avituallamiento para emprender la última y larga subida a Artzanburu, en tres tramos. Cuando te parece que estás llegando arriba se te aparece de pronto una segunda loma. Cuando la estás superando, entonces divisas las piedras de la cumbre.
Es el punto más alto de la carrera. Pero todavía restan muchos kilómetros. Y no siempre bajar es lo más fácil precisamente. Se baja Artzanburu en fuerte pendiente, y mientras freno me pasan algunos a toda velocidad, qué envidia verles bajar con esa ligereza.
Desde el ibón se enfila la cara norte de la sierra para descender hacia el valle. El primer tramo pierde poca altura todavía y empieza con una piedra suelta muy molesta. Voy tranquilo junto a una jovencita que me da conversación. Me duele por algún hueso cerca del talón izquierdo y tengo que controlar la pisada. Luego ya todo es cada vez más bonito desde el estrecho sendero hasta la bucólica entrada en los bosques.


Por allí nos espera el guardián del infierno. Y el infierno es bonito y peligroso. Fuertes pendientes llenas de hojarasca donde te lanzas a pisar sin saber nunca qué hay debajo. Hay que ir en todo momento muy concentrado.
Cuando al fin llegamos al valle y se atisban los primeros caseríos del pueblo, la atención se relaja y... patapum, al suelo. Revolcón sin más. Espero a que el gemelo se desbloquee y sigo corriendo ya en asfalto para entrar al pueblo por Altxibarralde.



Llevo los muslos como piedras de tanto frenar en la bajada y, por supuesto, de no haber entrenado en montaña. Pero feliz al ver que una vez más voy a conseguir acabar dignamente la carrera y sin aparentes señales de perjuicio físico.
La recta de llegada por Atzeko kale una gozada, todo lleno de niños palmeteando con cada corredor. La meta, en medio de la plaza, reserva a los esforzados corredores una zona estupenda para recuperarse y comentar la carrera con todo tipo de dulces, frutos, bebidas, sillas a la sombra... y más tarde tortilla, bocata de chorizo cocido, sidra... una organización encomiable.


Campeonato de Euskal Herria era y se notaba en el alto nivel medio de los participantes. Yo tardé 3h13 y llegué bastante atrás de un pelotón de menos de 300 participantes. No se admiten más para preservar el monte y la buena atención, por eso las plazas se acabaron en enero al poco rato de salir.
Pues nada, que nos fuimos los tres a celebrarlo al merendero con una buena comida antes de despedirnos del pueblo y salir de vuelta, muy a mi pesar, hacia tierras castellanas.
Ojalá pueda seguir repitiendo.

19.4.18

Medio maratón Valencia 24.03.18


Al fin he vuelto a ponerme un dorsal. Desde agosto pasado el físico no me ha acompañado para poder entrenar con normalidad. Lo último fue el tendón de Aquiles, pero antes también la rodilla y otras molestias. El caso es que llevo ya tiempo con una gran descompensación entre musculatura y carrera.
Tras un largo parón volví a los entrenamientos muy suavemente, solo con la pretensión de no lastimarme. Y por el momento no pienso volver a entrenar ni fuerte ni rápido mientras no resuelva dos asignaturas pendientes: una, los kg que he cogido esta temporada; y la otra, más importante, averigüar cuál es mi musculatura más débil e intentar fortalecer y equilibrarla para poder volver a la exigencia.
A lo más que he llegado corriendo últimamente es a cuatro sesiones por semana. Dos suaves de 12 km; un controlado de 7 km a 4:30; y un rodaje de al menos 16 km a 4:45 aprox.
Me apunté a esta carrera con la excusa de visitar a mi hijo, que está en Valencia viviendo una temporada. También me ha servido como estímulo para regularizar los entrenamientos. Aún así he de tener cuidado, una semana antes de la carrera tuve fuertes molestias en la rodilla que me hicieron cortar el entrenamiento y parar la semana entera. Así que fui a Valencia sin saber si sería capaz de completar la prueba. Correr por sensaciones y listo.
Aunque era Campeonato del Mundo, la prueba estaba excelentemente organizada para los muchos miles de populares que quisimos compartir el evento. Sábado por la tarde. Buena temperatura para correr, si bien un viento fortísimo.
Salí sin reloj y me dejé llevar por la marea popular. Una gozada correr por Valencia. Cuando arreciaba el viento hacía lo posible por resguardarme tras otros corredores aprovechando lo concurrida de la prueba. Ni los puntos kilométricos veía, simplemente disfrutando de la carrera.
Pasado el km 10 empecé a notar molestia en la rodilla. Me alarmé y bajé notablemente el ritmo, que hasta entonces había sido bastante alegre. Por suerte eso bastó y no tuve que pararme. Así seguí hasta que llegamos a la zona del centro histórico.
Allá por el km 15 me pareció que la rodilla dejaba de quejarse, asi que aproveché para probarme un poco subiendo el ritmo con decisión. Eso me duró como 1 km. Y no por falta de fuelle, pues con el episodio anterior me encontraba bien de pulso. Lo que no me dejó seguir apretando fueron las piernas. Tantos km a un ritmo exigente pasaban factura muscular. Aquiles, gemelo, etc. daban señal de rigidez. No pude pues apretar lo que hubiera deseado, pero como quedaba poco para acabar y veía que iba a ser capaz de conseguirlo, hice lo que pude para llegar alegre a la bonita meta, situada en la Ciutat de les Arts i les Ciències.
La marca 1h33m46s (4:26/km). Me sorprendió muy gratamente, esperaba hacer como 5 minutos más o así, pues no he hecho ningún entrenamiento más rápido de 4:30 y ya esos me costaban mucho.
Así que nada, a ver si con prudencia y un poco de suerte puedo seguir entrenando y disfrutando de correr, que es mi afición.

15.12.17

Cuentos y leyendas de los héroes de la mitología (Christian Grenier, 1998)


Estupendo librito para recordar historias antiguas memorables.

10.11.17

Molta roba i poc sabó... i tant neta que la volen! (Montserrat Roig, 1970)



Què pensaria la Montserrat avui de tot això?
No ho sé.
Trobo a faltar les seves paraules.
Com tantes altres coses...

3.9.17

Cuentos de Canterbury (Geoffrey Chaucer, s. XIV)

Muchos y variados cuentos, algunos muy buenos.

2.9.17

Gaua piztu 5 km 17.08.11


Fenomenales días "Arregui" en Zarautz, playa y paseos con el tío Tom y el primo Nico. Y la noche del viernes a Donostia, carrerita nocturna por el paseo marítimo, una gozada.
Salida a las 23h desde los jardines de Alderdi Eder, junto al Ayuntamiento. Música, disfraces, zumba, pinturas y mucho ambiente para amenizar una carrera de 5 km que consiste básicamente en recorrer La Concha, Ondarreta hasta el Club de Tenis y vuelta.
Me esforcé a tope para seguir y acompañar a la segunda chica, lo que me ayudó mentalmente a soportar el ritmo. Como la mayoría corrían en plan festivo, éramos pocos los que íbamos delante disputando la carrera. Siempre en grupitos reducidos, el recorrido era precioso y lo disfruté a tope. Al final me salió un ritmo de poco más de 4 min / km.

26.7.17

Todo modo (Leonardo Sciascia, 1974)


¿Ve usted? Padece un mal bastante corriente y trivial. Se acaba de ser niño con la pubertad, pero la mayoría encuentra la manera de seguir siéndolo en el campo de la actividad erótica en el que se entra con la pubertad...
Me explico: la cosa más seria que han descubierto los estudiosos de la psicología infantil, entre muchas que no son serias, es la denominada ley de la repetición de lo semejante o de lo igual, no recuerdo bien. ¡Era tan fácil de descubrir, por otra parte!...
Un niño quiere que se le cuente la misma fábula, prefiere el mismo juguete, repite el mismo juego, hasta que deja de ser niño. El donjuanismo no es más que la prolongación de esa ley más allá de la pubertad, en la juventud y en la vejez.
Y he saltado de la juventud a la vejez, olvidando el estadio de la madurez, precisamente porque la madurez no existe para los hombres que sufren ese mal. El donjuanismo es una prolongación de la inmadurez, hasta la chochez, que es su justa conclusión, y la muerte... Créame usted, todos los donjuanes acaban chochos.